2 feb. 2014

Una novelita lumpen por Roberto Bolaño

Bianca dice: "A partir de ese momento los días cambiaron. Quiero decir, el transcurso de los días. Quiero decir, aquello que une y que al mismo tiempo marca la frontera entre un día y otro. De pronto la noche dejó de existir y todo fue un continuo de sol y luz".

La protagonista de ésta novelita lumpen es Bianca, que tras la muerte de sus padres inicia un descenso al infierno. En compañia de su hermano, un boloñes y un libio descubrirá las peores y más intrigantes facetas de sexualidad y el engaño. (Esto es resumido de la contratapa del libro y basicamente el argumento de la novela)

Pero de su corto argumento me asombró descubrír un Bolaño que me empezó a interesar. Descubrí qué es lo que me produce y atrae de Bolaño.
Me sumergí y me dejé envolver de tal manera en las sensaciones de libro,  durante los dos días que me llevó leerlo mi humor no era el mejor. Sus personajes son apáticos. No tienen un rumbo en su vida, miran televisión todo el tiempo, ni siquiera sueñan con un futuro.
Las situaciones se van sucediendo y no se resuelven. Los protagonistas no diferencian lo bueno de lo malo, simplemente aceptan las cosas como son.
Todo ésto te penetra por los ojos y te comienza a reptar por todo tu cuerpo hasta sentir los mismo que ellos. Y creo que ese es el objetivo de Bolaño, que el sentir de los personajes te envuelva.
Será ésto a lo que llaman el Universo de Bolaño?

Y Bianca dice: "Esa noche, después de tanto tiempo, la noche fue de verdad, oscura y frágil y ribeteada de miedos, y todos los que permanecimos despiertos aquella noche fuimos seres débiles, cansados, con ganas de contemplar otra vez el amanecer, la vacilante claridad de la piazza Sonnino."


Una novelita lumpen
Roberto Bolaño, 2002
Editorial Anagrama, 2009
151 páginas