13 abr. 2013

Jerusalén por Goncalo M.Tavares

"Si me olvido de tí, Jerusalén, que se me seque la mano derecha"

Mylia una mujer esquizofrénica y con una enfermedad terminál, que busca un motivo para estar viva. Y descubre que estar vivo también es un dolor.
Enrst solitario y tullido.
Theodor Busbeck médico en busca de la sanación de la humanidad Sus gráficas y estadísticas sobre la locura del mundo, no le sirven para controlar el desenlace de sus acciones y de su vida.
Hanna una prostituta.
Hinnerek ex combatiente con un miedo anexado a su cuerpo, enfermo de la guerra y del miedo.
Kaas Busbeck con alguna discapacidad física. De alguna manera es el nexo que une a éstas personas.

La madrugada del 29 de mayo los destinos de todos ellos se entrecurzan. Demostrando así que la humanidad está enferma y que dificilmente tenga cura.

"No eran ni siquiera muertos, aquellos humanos que fueron un día vivos con la energía fraternal o enemiga que de sobra conocemos todos. Eran sencillamente muertos que nunca podían haber estado vivos; no pertenecían a nuestra misma especie, sino a otra: la especie que había sufrido de tal modo el horror que se había distanciado definitivamente de la marca humana, representada allí por uno de sus especímenes, el una biblioteca: un médico."

Gracias a Jose que aceptó mi "intercambio cultural" y me mandó éste libro, pude conocer a un autor increible del cual había leído los comentarios más que favorables de mis amigos del Café literario.
 Su escritura fluye como el agua, es transparente y clara. Capáz de crear multiples perspectivas y momentos en el tiempo que confluyen en una noche.

Intenso y profundo es el conocimiento de Tavares por la naturaleza humana.
"...el hombre normal, el llamado hombre sano, siente que le falta algo y, como cualquier niño, trata de encontrar lo que le falta, sobre todo porque esta sensación se confunde con la sensación de robo: alguien o algo se ha llevado una parte suya, parte, llamémosla así de momento espiritual, y entonces el hombre normal, el hombre sano, va en busca del ladrón y del objeto robado pero no comprende aquello que le ha sido robado, no conoce la forma ni el contenido de la sustancia que ahora echa de menos."

La trama de la novela está organizada en capítulos cual si fueran los personajes que se van cruzando en la vida.
Jerusalen es una historia conmovedora, donde la violencia y la locura se cruzan en la madrugada dejando expuestas las multiples formas del sufrimiento.

"Comprendió claramente que allí, junto a la iglesia, habían entrado en competición dos grandes dolores: el dolor que la mataría, el dolor malo, así lo calificó, y el dolor bueno, el dolor del apetito, el dolor de las ganas de comer, el dolor que significaba estar viva, el dolor de la existencia, diría ella, como si el estómago fuera en aquel momento, todavía noche cerrada, la manifestación evidente de la humanidad, pero también de sus relaciones ambiguas con los misterios de los que nada se sabe."
 

Elogiado por José Saramago y por el escritor Enrique Vila Matas con éstas palabras: "Una gran obra, que pertenece a la gran literatura occidental. Goncalo M.Tavares no tiene derecho a escribir un libro tan bueno con apenas treinta y cinco años: ¡dan ganas de pegarle!"

Goncalo M. Tavares (1970) es un narrador, dramaturgo y poeta portugués. Su voz literaria muy personal ha hecho que la crítica lo considere uno de los más destacados escritores en lengua portuguesa.
Esta obra compone una tetralogía junto con "El reino" y "Aprender a rezar en la era de la técnica" (las cuales espero leer a la brevedad gracias a la era de internet, del intercambio cultural y las tarjetas de crédito)